Los 15 errores más frecuentes en una entrevista de trabajo

Los 15 errores más frecuentes en una entrevista de trabajo

Esta semana te traemos los 15 errores más frecuentes y que, bajo ninguna circunstancia, debes cometer en una entrevista de trabajo.

  • Falta de puntualidad. Este error es muy grave y suele cometerse con bastante frecuencia. Acudir a una entrevista de trabajo en una empresa que, por ejemplo, se encuentra en un lugar o zona que desconocemos puede hacer que nos retrasemos y lleguemos tarde a la cita. Por ello, siempre hay que salir con tiempo y prever posibles problemas que puedan surgir, como tráfico denso, retraso en el transporte público o falta de aparcamientos.
  • Imagen descuidada. Esto dependerá del tipo de cultura que tenga la empresa. Lo ideal sería investigar previamente el estilo de la empresa, preguntar si conocemos a algún empleado de la misma e intentar adaptar el estilo de vestimenta (si formal o informal) que usan a la nuestra propia, para vestir acorde con el tipo de imagen que tiene la compañía.
  • No ser educados. A la hora de realizar la entrevista, deberemos tener especial cuidado en nuestras expresiones, tanto en la comunicación oral como en la no oral, así como en nuestra propia forma de hablar y de gesticular. Siempre hay que usar frases correctas y acordes, al tiempo que deben emplearse posturas adecuadas y alejadas, por ejemplo, de actitud agresiva o enfadada.errores entrevista trabajo
  • No preparar la entrevista. La labor más importante antes de realizar una entrevista de trabajo es la de interesarnos por la propia compañía. Preguntas como ¿qué hacen?, ¿qué comercializan? o ¿cuáles son sus objetivos? nos pueden ayudar a conocer, al menos, lo básico de la empresa.
  • Mentir o exagerar en el CV. Una vez hayas terminado tu currículo es recomendable que lo repases detenidamente y compruebes que lo que estás plasmando en el mismo es un reflejo de nuestras propias habilidades personales y profesionales ya que, durante la entrevista de trabajo, el propio entrevistador se encargará de poner a prueba esas capacidades, ya sea con pruebas de aptitud o con preguntas específicas del tema.
  • Decir lo que crees que el entrevistador quiere escuchar. En todos los aspectos de la vida, cuando aparentamos ser quien no somos acaba poniéndose de manifiesto que lo que decimos y hacemos es artificial. Lo ideal es, dentro de la educación, comportarnos como somos y responder lo que pensamos.
  • Pensar que el entrevistador es el único que debe hablar. Si acudimos a la cita con el pensamiento de que el entrevistador es el único que debe hablar, daremos la sensación de poca seguridad en nosotros mismos e incluso de persona poco proactiva o poco sociable. Tenemos que mostrarnos siempre comunicativos.
  • Interrumpir al entrevistador. Este hecho es un reflejo de que estamos nerviosos e inseguros, por lo que para dar la sensación de seguridad deberemos respetar los tiempos de habla. Cuando el propio entrevistador formule su pregunta lo ideal es dejar un silencio de dos segundos (de forma natural) y, a continuación, responder.
  • Hablar demasiado. Las respuestas que debes dar deben ser concisas, si nos alargamos demasiado podemos dar la sensación de que no sabemos sintetizar y priorizar la información sobre nosotros mismos. También puede ocurrir que acabemos aburriendo al entrevistador.
  • Hablar mal de tu antigua empresa. Una de las posibles preguntas que te realizará el entrevistador será la de que hables sobre tu antigua empresa. En este caso, el error se comete cuando usamos críticas negativas hacia esta, los propios compañeros o el puesto de trabajo que teníamos.
  • Acudir con familiares y amigos a la entrevista. Es una muestra de inseguridad e inmadurez por parte del candidato, ya que puede reflejar una fuerte dependencia de familiares y amigos para hacer algo que, perfectamente, puede realizarse de manera individual.
  • Mostrar nerviosísimo, inseguridad y poca actitud. Es natural que cualquier persona se ponga nerviosa antes de acudir a una entrevista de trabajo, pero debemos intentar calmarnos antes de hablar con el entrevistador. Lo ideal es preparar un pequeño guion con las preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo.errores entrevista trabajo
  • No dejar el móvil en silencio. Que suene nuestro propio móvil durante una entrevista de trabajo es una falta de respeto hacia el entrevistador, así que antes de entrar tenemos que asegurarnos de que hemos puesto nuestro teléfono móvil en modo silencio.

 

  • Comentar temas de sueldo/vacaciones/incentivos. Es un tema importante en la propia entrevista, pero hay que evitar el realizar esta pregunta al inicio de la entrevista o ser excesivamente insistentes en preguntas referentes al sueldo, vacaciones e incentivos ligados al puesto de trabajo.
  • No cuidar la comunicación gestual. Muchas de las cosas que decimos o no decimos se reflejan en nuestros propios movimientos. Un buen entrevistador con ojo crítico sabrá mediante gestos si durante la entrevista mientes y estas nervioso.

Lo más importante es acudir a la entrevista siendo lo más natural posible, sin alejarnos de la idea de que estamos asistiendo a un encuentro en el que debemos causar la mejor impresión posible.

Ya solo nos queda ¡desearte mucha suerte!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *