Las ventajas de la formación 3.0

El mundo de la formación y la adquisición de conocimientos está evolucionando constantemente. La formación online conocida como 2.0 va un paso más allá, adaptándose a las necesidades individuales de cada alumno y transformándose en la formación 3.0 mediante el uso de nuevas herramientas tecnológicas que aprovechan mejor los recursos.

La formación 3.0 ha permitido unificar las ventajas de la formación presencial con los beneficios de una formación online avanzada. Y lo cierto es que se apuesta cada vez más por este tipo de formación.

Algunas de las ventajas de la formación 3.0 son:

  1. Asistencia al alumno 24 horas. Los cursos online posibilitan contar con la ayuda de los profesores en línea para resolver las cuestiones en ese mismo instante, pudiendo incorporar además recursos de videoconferencias.
  2. Máxima flexibilidad. El alumno tiene la opción de estudiar en el momento del día que mejor le venga, en función de su carga laboral y personal. Las aplicaciones en dispositivos móviles o portátiles, e incluso la disponibilidad de los contenidos sin conexión a Internet, también ofrecen flexibilidad horaria en el estudio, de tal modo que el alumno puede estudiar cuando quiera y donde quiera
  3. Recursos didácticos ilimitados. Con este tipo de formación online, el alumno tiene la ventaja de poder disponer de nuevos materiales formativos e información útil de forma continua y actualizada.
  4. Ritmo individualizado. Aunque los objetivos del curso deben ser alcanzados por todos los alumnos, cada uno puede ir a su ritmo sin entorpecer o tener que seguir obligatoriamente el ritmo de una clase colectiva. Esto es una gran ventaja para estudiantes con diferentes niveles de conocimientos dentro de un mismo grupo.
  5. Clases individuales y colectivas variadas. El profesor puede ofrecer clases individualizadas en función de las necesidades y disponibilidad de cada alumno. En grandes grupos y clases colectivas, los alumnos también pueden conversar con otros alumnos de diferentes perfiles, lo cual enriquece la experiencia formativa.
  6. Control de la formación a distancia de cada alumno. Esta formación posibilita a los tutores registrar y medir de forma particular los progresos y resultados de cada alumno, analizando los niveles de participación y de implicación en el curso.
  7. Menores costes. La formación 3.0 requiere una menor inversión que la formación presencial, sobre todo cuando se instruye a un gran número de alumnos.
  8. Mayor oferta formativa. La formación 3.0 permite ofrecer un mayor número de cursos, permitiendo formar en campos específicos a grupos reducidos de personas con una inversión asumible.

En definitiva, la tecnología ha llegado a la formación para quedarse. Solo queda adaptarnos con rapidez y aprovechar al máximo los recursos y ventajas que ofrece, tanto a los alumnos como a los propios formadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *