A mayor formación, mejor salario

Poseer una titulación de educación superior o de formación complementaria no es garantía de éxito en todos los casos, pero sí abre puertas y permite la posibilidad a medio o largo plazo de que la persona obtenga una mayor remuneración por el puesto de trabajo que desempeñe. La cualificación y la especialización en determinadas áreas son directamente proporcionales al ascenso profesional y a la calidad de vida.

Algunos datos estadísticos

Según un estudio de la OCDE, merece la pena el esfuerzo de adquirir un mayor nivel de formación, ya que de ese modo la persona tiene la posibilidad de ganar 1,5 veces más al mes. Sin embargo, no hay que olvidar que, a pesar de que tradicionalmente haya existido una conexión entre la formación y el salario, además de que es cierto que una persona sin formación está en situación de desventaja, tener una carrera universitaria no garantiza al 100% el empleo en España (pero sí ayuda a ello, y la formación complementaria sirve de perfeccionamiento).

No obstante, todos estos factores dependen del país del que se trate, siendo EEUU, Brasil, Chile, Hungría y Turquía los países que presentan más diferencias entre los ingresos relacionados con el nivel educativo. En los lugares donde el porcentaje de personas con estudios universitarios es menor, como por ejemplo Brasil con solo un 20%, los ingresos mensuales son superiores para dichas personas cualificadas.

La crisis económica que atraviesa nuestro país ha aumentado la brecha entre los salarios de personas con menos preparación y las que poseen un mayor nivel de formación. Según el informe de la OCDE, la diferencia de salarios entre personas con nivel de Bachillerato y estudios superiores aumentó de 75 a 79 puntos porcentuales entre los años 2008 y 2012.

¿Por qué apostar por la formación?

La formación propicia una mayor preparación y un perfeccionamiento de las competencias para el desempeño de cualquier actividad profesional, lo cual desemboca en mayor probabilidad a la hora de encontrar un puesto de trabajo, así como también aumenta la estabilidad y seguridad de mantenerlo, a la vez que la persona puede aspirar a un mejor ingreso salarial con la consiguiente mejora de su calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *